¿El arca de Noé?, impacto en Ararat

“Un equipo chino-turco de investigadores evangélicos dice haber hallado restos del arca de Noé en el mítico monte Ararat”

Algunas veces uno se queda perplejo cuando lee en los titulares de los medios de comunicación de medio mundo, una noticia como la que aparece sobre estas líneas.

Claro está que la primera reacción que uno tiene viene formulada con una pregunta; ¿cómo es esto posible?. En un lugar recóndito llamado monte Ararat (Turquía), arqueólogos chinos y turcos dicen nada más y nada menos que haber encontrado la mítica Arca de Noé…

Las imágenes han circulado como la pólvora a través de un video colgado en Internet, (el cual acompañamos en este artículo), en el que como podréis ver introduciéndose por un angosto pasillo dentro del glaciar, a estos arqueólogos, los cuales tocan con sus propias manos el esqueleto de un gran cuerpo de madera, curiosamente conservado en perfecto estado.

Articulo interactivo con audio :

Así pues la polémica está servida. Por esta razón en el programa “La otra mirada”, hemos abierto una mesa de debate para plantear las preguntas que rodean a esta noticia.

¿Ocurrió realmente un diluvio universal que cambió la faz de la tierra? ¿Qué dicen los expertos en los sagrados textos sobre la mítica arca de Noé? ¿Es un fraude lo que se nos ha dicho…?

Para analizar estas y otras preguntas sobre lo que hemos llamado “arqueología bíblica” hemos un recorrido a dos grandes comunicadores y hombres cultos de nuestro país, nos referimos a D. Jesús Callejo y D. Antonio Piñero, con el que conversamos abiertamente sobre este apasionante asunto.

“Cuando esuché la notícia pensé; otros que han encontrado el Arca… supongo que es algo normal”

Sin duda Jesús Callejo es  uno de los grandes comunicadores de nuestro país. En esta noche especial de radio conversamos con él sobre esta nueva página de la arqueología.

La llamada “arqueología bíblica” es atractiva y recurrente para el interés de todos. El monte Ararat es espcial en el terreno de la arqueología, basta recordar que han sido muchas las expediciones que han buscado esta arca. Hay muchos ejemplos claros, la de Pérez de Tudela, fue una de ellas.

Lo que sí está claro que el tejido del cristianismo está plagado de iconos a los que se les otorga poderes especiales. Lógicamente un terreno nutrido de imaginación, el  cual ha sido descrito en muchas ocasiones en el cine; basta recordar al bueno del doctor Indiana Jones, o documentales como los propuestos por James Cameron en los que se apuntaba al descubrimiento de la tumba de Jesús de Nazaret…

“Recuerdo que ha habido muchas expediciones con el propósito de autentificar el contexto bíblico. Eso nos llama mucho la atención, unas expediciones que movidas por la fe, pretenden dar mayor fuerza al mensaje bíblico…”

Los nazis fueron grandes buscadores de iconos bíblicos. Henry Himmler estuvo en España. Pocos conocen que estuvo en el Escorial. Buscaba el “grial”, era algo obsesivo. Por cierto ellos encontraron la famosa “lanza del destino”. Es curioso se cumplió la leyenda, cuando perdieron la lanza, también perdieron la vida.

“Supongo Alejandro que estos señores están buscando su minuto de gloria, pero no creo lo que nos cuentan…”

Repasar el plano arqueológico junto a D. Antonio Piñero es algo especial. Lo primero que pensamos al escuchar estas historias bíblicas es pensar si es FABULA o HISTORIA.

“La historia del arca está dentro de un ciclo mítico y mágico…”

La Biblia, según cita, no debe considerarse propiamente un libro de Historia. Este es el primer y gran error que cometemos al recurrir a su lectura.

“Desde el capitulo 6 al 9 del Génesis, se hace mención del diluvio y del arca de Noé. Pero cuidado se habla de una “región de  montes de Ararat” que se divisaba a lo lejos. Hay que ser muy atrevido para poner una posición exacta que sitúe al arca…”

Coincidimos con Antonio Piñero, en un plano que afirmaba Jesús Callejo; desde siempre ha habido un gran interés de amplificar la autenticidad de los sagrados textos, a través de la arqueología. Un largo relicario de encuentros, en los que nos ha faltado el surrealismo, “hubo una expedición militar que dijo haber encontrado los restos del Arca, (risas), resultó ser  vigas de tren americanas”.

¿Podría un descubrimuento arqueológico cambiar la forma de entender el cristianismo?

Esta podría ser la pregunta más complicada para dar respuesta. Lo que no alberga duda es que el plano de la fe difícilmente pueda ser alterado por un descubrimiento arqueológico.  En cualquier caso el mayor descubrimiento que pueda imaginar es el llamado “Documento Q”. Es un documento del cual sabemos que copiaron, Mateo y Lucas, en muchas ocasiones, ¡y sobre estos documentos de apoya las bases del cristianismo!… ni imaginar que se encontrase la “fuente madre  de la palabra del señor”, eso sí que sería “el descubrimiento de los descubrimientos”.

Especiales gracias a Jesús Callejo y D. Antonio Piñero… (dos grandes maestros)